LOS EFECTOS POSITIVOS DE TENER UN HOBBY

Un hobby es una actividad que realizamos con la intención de desconectar de las obligaciones cotidianas, es una tarea placentera que nos relaja y nos gusta.

Aquel que practica un hobby de forma constante es un aficionado o amateur (la palabra amateur proviene del francés y significa “el que ama algo”). Por ello, en muchas ocasiones la única diferencia entre un amateur y un profesional, es que el primero no cobra por ejercer esa actividad, si no que lo hace simplemente por amor, por placer, porque le gusta.

Cuando uno hace lo que le divierte, el cerebro segrega más “hormonas de la felicidad” (endorfinas y serotoninas), que nos aportan sensación de bienestar y refuerzan nuestro sistema inmunitario. Y por el contrario disminuye la producción de las “hormonas del estrés” (como por ejemplo el cortisol), que son responsables en gran medida del debilitamiento de nuestras defensas. Así que, en general, podemos decir que practicar un hobby o tener una afición contribuye a mejorar nuestra salud.

Los efectos positivos que podemos experimentar rápidamente con la práctica de un hobby son:

  • Nuestra mente se concentra en aquello que estamos haciendo, sin pensar en nada más, lo cual produce relajación, un descanso merecido para nuestra cabeza que no para en todo el día. También nos concentrarnos en el aquí y el ahora, lo que hace que nos olvidemos de nuestros problemas y preocupaciones.
  • Mantiene la emoción en nuestra vida al romper con la rutina.
  • Al poner todos nuestros sentidos en esa afición que estamos realizando, también se desarrolla nuestra capacidad perceptiva.
  • Las aficiones que requieren de actividad física como el deporte, además contribuyen a mantener nuestro cuerpo en forma.
  • Los hobbies que se hacen en grupo nos permiten conocer gente con intereses comunes a los nuestros, pudiéndose crear fuertes vínculos de amistad. Contribuyen a la socialización.
  • Ayudan a descubrir y aflorar nuestro talento, e incluso a superar problemas como la timidez, el nerviosismo, la falta de concentración, etc.
  • Aportan satisfacción personal, hacen que nos sintamos realizados como persona en otro ámbito fuera del profesional. Si tocas el piano de maravilla, haces los postres más deliciosos o terminas los sudokus de nivel 10, te sentirás muy bien porque tendrás la satisfacción de haber realizado tu tarea de forma óptima. También refuerzan nuestra autoestima.
  • Despiertan la imaginación.
  • Ponemos a prueba la paciencia y la auto superación.
  • En general, tener y practicar un hobby nos hace ser más felices.

 

No pienses que ninguna actividad te gusta lo suficiente como para convertirla en tu pasión, piensa en qué cosas te gustan y te satisfacen, por extrañas que puedan parecer: cuidar las plantas, jugar con tus animales, hacer pasteles, coser o hacer manualidades, cantar, interpretar, tocar un instrumento, la fotografía… Para que te inspires te dejamos con una curiosa lista sobre las aficiones de algunos famosos.

Si a priori no se te ocurre nada, puedes empezar por algún hobby divertido y que gusta a todo el mundo de cualquier edad, sexo o condición, como por ejemplo… ¡hacer puzzles! Ya verás cómo te enganchará y enseguida experimentarás todos estos magníficos beneficios que hemos descrito.

Deja un comentario