LE CHAT NOIR

En todas las grandes ciudades hay lugares emblemáticos en los que se reunían los artistas, filósofos, literatos y gente de a pie para celebrar tertulias y que, si sus paredes hablasen, contarían un sinfín de maravillosas anécdotas. Otro tipo de locales de entretenimiento eran los cabarets, salas nocturnas donde se podía disfrutar de espectáculos de música, danza, humor, artes circenses o ilusionismo.

A finales del siglo XIX en París, nacieron y proliferaron este tipo de locales, concretamente en el barrio bohemio de Montmartre. En estos cabarets era habitual escuchar a cantautores de la época, ver piezas teatrales y otro tipo de espectáculos algo más frívolos, como las bailarinas de cancán o algunos números de baile cuyas protagonistas lucían ligeritas de ropa (eran las vedettes). En Francia proliferaron los estilos de artes escénicas como el burlesque, el vodevil ,el music hall, el café cantante y el teatro de varietés. Su nexo común era la música. Estos espacios de esparcimiento y diversión cobraron gran popularidad, sobre todo entre los artistas pertenecientes a la corriente vanguardista.

Un cabaret muy popular y emblemático fue Le Chat Noir (en español El gato negro) que fue inaugurado en el barrio de Montmartre en 1881 por el artista Rodolphe Salis. Pronto se convertiría en lugar de referencia entre los personajes y artistas más famosos del momento.

El diseño de su cartel, de estilo Art Nouveau y con clara influencia modernista, ha pasado a la historia junto a su característico gato negro. Su creador fue el pintor francés Théophile Alexandre Steinlen, muy prolífico como autor de pósters y anuncios publicitarios de aquella época. Lo pintó como encargo del propio Salis para promocionar su gira del espectáculo en 1896. El gato negro como motivo central del cartel resalta sobre los colores amarillo del fondo y rojo de la tipografía. La mirada del felino parece ocultar algo misterioso, quizá esa fuera la intención del autor cuando lo pintó; invitar a aquellos que lo observaran a adentrarse en los misterios ocultos que la noche y, en concreto, los que el cabaret Le Chat Noir le tenían preparado.

Una magnífica obra que se mantiene vigente hoy en día y que se vende en multitud de tiendas como cuadro, lámina o póster para decorar las paredes de nuestras casas. Pero ¿qué tal si lo formas tú mismo con este puzzle? Oh la là c’est magnifique!

[gdl_gallery title=»chatnoir» width=»252″ height=»252″ ]

2 comentarios en «LE CHAT NOIR»

Deja un comentario