Comiendo en La Habana

Cuba es uno de esos países que desde hace décadas alimenta la imaginación de propios y extraños. A pesar de su peculiar situación política y del embargo estadounidense que ha pesado sobre la isla durante años, Cuba, y en particular La Habana, ha seguido siendo un imán para los turistas. Su gente, su mezcla de culturas, su clima y también su gastronomía son algunos de los alicientes que hacen de este país un lugar al que escapar.

Hoy queremos fijarnos en la cocina cubana. Una fusión de tradiciones españolas, africanas, asiáticas y caribeñas que le confieren personalidad propia.

Los cubanos no se quedan cortos a la hora de sazonar sus platos. Suelen preparar las salsas a partir de ajo, cebolla, tomate y pimiento (mézclalo todo y obtienes el popular sofrito) y acostumbran a adobar las carnes con limón o naranja agria. La gran afluencia catalana a principios del siglo XX popularizó el consumo de arroz y hoy es un alimento básico en la mayoría de mesas cubanas. Para freír, en Cuba es común utilizar la manteca de cerdo.

La base de su cocina está en la salsa de tomate, los frijoles negros, los tubérculos y el sofrito. El rey de los platos cubanos es los moros y cristianos: arroz con frijoles (alubias) negros adobados. Si preparas el arroz con el caldo de cocer frijoles rojos (también llamados congos), entonces el plato que se obtiene pasa a denominarse congrí y suele ir acompañado de chicharrones o tocino.

Otro plato indispensable es la ropa vieja. Algunos dicen que su origen está en las Islas Canarias, pero no existen referencias de ello. Su nombre se deriva de su aspecto y se hace con carne de ternera o de cerdo deshilachada y guisada con tiras de cebolla y pimiento. Puede acompañarse de patatas hervidas y cebollas cortadas en rodajas. Siguiendo con las carnes, también es muy popular el picadillo a la criolla, un guiso a base de carne de ternera o de cerdo picada que se cocina acompañada de aceitunas, alcaparras, jamón serrano y pasas.

Algunas personas consideran que el ajiaco es el alma de Cuba hecha manjar. Este es otro de los platos típicos de la isla y consiste en una sopa de viandas, vegetales y carnes que se cocinan juntos. Algunos de sus ingredientes son: falda de ternera, gallina, masa de puerco, plátanos verdes, boniatos, yuca, plátanos maduros, sofrito, limones, ají y maíz.

No te pierdas tampoco la yuca con mojo: yuca cocinada con una salsa hecha a base de aceite, ajo, sal, pimienta y limón.

Para acompañar son muy populares las preparaciones a base de plátano macho. Es muy posible que te ofrezcan mariquitas o chicarritas, plátano macho cortado muy fino que se fríe en aceite hasta que queda crujiente. Otra variante es el plátano maduro, donde el fruto se corta en rodajas alargadas que al freírse ofrece un sabor dulce muy característico.

Otro acompañamiento típico son los tostones o patacones: trozos grandes de plátano que se aplastan y se fríen. Así como las frituras de malanga o boniato.

blank

La repostería cubana está muy influenciada por la española. Es muy fácil encontrar flanes, torrijas y natillas, pero además también puedes degustar el dulce de leche, los turrones de maní (cacahuetes), la mermelada de guayaba con queso o el guenguel (un dulce hecho con maíz, azúcar y canela).

El café cubano merece una mención especial. Se toma sin azúcar, es muy espeso y tiene un sabor muy intenso. Por eso suele servirse en dosis pequeñas.

Y no podemos acabar este rápido repaso por la gastronomía cubana sin mencionar sus bebidas, entre las que reina el ron. Los cubanos suelen tomarlo solo pero existen multitud de cócteles que lo usan como base. Entre ellos dos que eran los favoritos de Hemingway. El escritor vivió en Cuba durante más de 20 años, y a él se le atribuye la popularización de El Floridita, el bar conocido como la cuna del daiquiri. Hemingway decía: “Mi daiquiri en El Floridita y mi mojito en la Bodeguita del Medio”. De hecho, El Floridita ofrece un plato inspirado en él: el Papa & Mary. En él se combinan los mariscos y las carnes predilectos de Hemingway (llamado afectuosamente Papa por sus amigos) y su esposa Mary.

blank

El mojito se prepara a base de ron, soda y hierbabuena mientras que la versión básica del daiquiri se mezcla con ron blanco y zumo de limón. La piña colada y el ron Collins también están entre los cócteles más populares de la isla caribeña. Recuerda que la graduación cubana es diferente a la europea. Allí una bebida de 12º equivale a 5,5º españoles.

blank

Si prefieres la cerveza, las más consumidas son Cacique, Mayabe, Cristal y la más fuerte de todas, Bucanero.

Si eliges tus bebidas vírgenes, el jugo de mango o el de fruta bomba (papaya) son muy populares, así como el agua de coco y el guarapo, que se extrae de la caña de azúcar. Entre los refrescos destacan la Coca-Cola nacional llamada Tropi-Cola y los refrescos Cachito, de limón o de naranja.

¡Ah! Y recuerda que en Cuba si quieres comer un bocadillo deberás pedir un sándwich y viceversa.

¡Buen provecho!

Puzzle Educa 1000 Coche en La Habana

Deja un comentario