LOS ROBOTS MÁS FAMOSOS DE LA HISTORIA DEL CINE Y LA TELEVISIÓN

Hubo una vez un tiempo no muy lejano en el que los robots no eran como los que nos muestran ahora, no eran una versión mejorada del ser humano. Estos androides actuales a los que tan solo identificamos como máquinas si sufren algún tipo de cortocircuito que provoca el entorpecimiento de sus movimientos, o si se rompen sus bellos y esbeltos cuerpos-máquina de humanoide casi perfecto (pero sin los defectos propios de nuestra especie), vemos saltar algún que otro chispazo procedente de sus venas y arterias de cable de cobre, y su voz de repente se torna metálica reproduciendo sonidos más propios de un sintetizador. También sabremos que son robots si de pronto se derriten formando una masa de mercurio líquido para después transformarse en otro ser u objeto, como era el caso del T-1000 (interpretado por Robert Patrick) en Terminator 2, y es que esto de transformarse en mercurio, muy de humano no es. A priori, a estos robots lo único que les diferencia de la especie humana es la incapacidad de sentir, de experimentar emociones, como el amor, la tristeza o la envidia. Y tampoco envejecen. Pero hasta eso ya es historia, como hemos podido ver en algunas películas como Inteligencia Artificial o Yo robot, el nivel de sofisticación de las máquinas ha ido evolucionando tanto que ya comienzan a tener sentimientos humanos.

Sin embargo hay otro tipo de robots, los que se identifican perfectamente por su estructura, generalmente metálica, sus extremidades (a veces con ruedas) y su capacidad de transformación en otros aparatos con diferentes utilidades. Tal es el caso del robot Robby de la película Planeta prohibido, que a pesar de ser programado para obedecer las órdenes de su creador, el doctor Morbius, era incapaz de causar daño a un humano aunque se lo ordenansen. Este robot de más de 2 metros de altura creado en 1956 apareció después en diversos filmes y series de televisión, convirtiéndose en toda una estrella mediática (y metálica).

Otro ejemplo es el simpático Cortocircuito. Fue fabricado con fines militares, pero su creador le dotó también de otras habilidades como la capacidad de interpretar partituras musicales o de leer a gran velocidad. Un rayo hace que su programa se altere y escape de sus creadores, es acogido en una casa en la que descubre su identidad como “ser vivo” y no quiere volver a su lugar de fabricación. Número 5 (verdadero nombre de Cortocircuito) se ganó el corazón de toda una generación en los años 80 y 90.

¿Y quién no recuerda a Mazinger Z y su “puños fuera”? Sin duda este robot de animación japonesa se convirtió en un icono en los años 70 y sentó las bases del denominado género de los mecha. Se trató del primer robot tripulado que era capaz de volar, nadar y sobre todo luchar contra las fuerzas malignas en pos de la paz mundial. Vamos, una joyita de robot que valía para todo.

O los inseparables amigos R2-D2 y C-3PO de Star Wars, que aportaron a la saga intergaláctica tantos buenos momentos y contrapuntos cómicos. Hay algunas curiosidades entorno a estos dos personajes como, por ejemplo, de dónde viene el nombre de R2-D2. Se comenta que estaban George Lucas (padre de las criaturas) y Walter Murch (editor de cine) trabajando en el doblaje de otra película American Graffiti cuando alguien dijo “R2-D2”, refiriéndose al Rollo 2, Diálogo 2 (momento exacto de la película que estaban buscando para trabajar sobre ello), y les gustó tanto el nombre que decidieron utilizarlo para bautizar al robot. Además es curioso que en el doblaje latinoamericano se le llama “Arturito”, esto se debe a la semejanza que fonéticamente tiene la pronunciación en inglés con el nombre Arturito: RD-D2 se pronunciaría en inglés Ar Tu – Di Tu, lo que podría parecerse a Arturito). RD-2D es un androide astromecánico, fabricados para reparar naves y asistir a sus navegantes. También en Latinoamérica a C-3PO le llamaron “Citripio” (una adaptación literal de la pronunciación inglesa, lo juntaron todo y listo). C-3PO es un androide de protocolo culto y refinado, con gran facilidad de comunicación. Estos dos inseparables amigos han protagonizado las seis películas de la saga, series de animación y se han convertido en juguetes con los que se han divertido fans de varias generaciones.

Otros robots con mucho éxito son los Transformers. Sin duda, su protagonista Optimus Prime es uno de los grandes héroes del cine de acción de nuestro tiempo. La última entrega, Transformers 4: La era de la extinción, se estrena en agosto de este año y los espectadores ya están ansiosos por ver a sus personajes de nuevo en acción.

Si quieres conocer otros robots cinematográficos no te pierdas esta lista de los 50 mejores robots del cine y la televisión

¡Atención! Los robots no solo se han hecho famosos en el cine, hay unas máquinas altamente melódicas que están invadiendo el planeta con su música, son los Daft Punk, que no paran de atraer a las masas con sus ritmos electrónicos para bailar sin control.

El caso es que, sean como sean, los robots siempre han resultado un tema recurrente tanto en series como en películas debido a nuestro interés por saber cómo sería tener entre nosotros máquinas capaces de ser programadas a nuestro gusto, con inteligencia y autonomía. ¿Será el ser humano capaz de crear máquinas tan perfectas en la realidad? ¿Nos gusta jugar a ser Dios y crear robots con capacidades similares a las humanas, y no únicamente que expriman naranjas o absorban las pelusas del suelo? Mientras te haces estas y otras preguntas filosóficas a cerca de la ingeniería robótica, puedes montar tus propios robots con este puzzle.

[gdl_gallery title=»robots» width=»252″ height=»252″ ]

1 comentario en «LOS ROBOTS MÁS FAMOSOS DE LA HISTORIA DEL CINE Y LA TELEVISIÓN»

  1. Quisiera que me ayudéis, cuando era niño vi una peli sobre un robot dentro de una casa, creyendo que estaba jugando causaba heridas de verdad a sus dueños y más aún cuando iba subiendo de nivel su juego, no recuerdo bien pero nunca más pude encontrarla.

    Responder

Deja un comentario