¿Hay vida en Marte?

Últimamente Marte parece estar muy de moda. Ya sea por el estreno a finales de 2015 de la película The Martian (Marte) protagonizada por Matt Damon y basada en el libro El marciano de Andy Weir, ya sea por los planes del multimillonario Elon Musk para desarrollar un cohete y una nave espacial para viajar al planeta rojo, o ya sea por las manifestaciones de la NASA acerca de los nuevos descubrimientos de su misión Curiosity del pasado mes de diciembre, lo cierto es que Marte está volviendo a ocupar las portadas de los medios internacionales.

Si has hecho nuestro puzzle sobre el sistema solar, es posible que al colocar las piezas de Marte te hayas preguntado si algún día el ser humano pondrá su pie sobre su superficie. Así que hemos decidido dedicarle este post al planeta que lleva capturando la imaginación de científicos, creadores y apasionados de la astronomía durante décadas.

Puzzle Educa 1000 SISTEMA SOLAR'NEON'
Para empezar debes saber que aunque coloquialmente a Marte también se lo conoce como “el planeta rojo”, en realidad no es de este color. El aspecto rojizo que presenta cuando lo vemos por el telescopio se debe a la acumulación de polvo en su atmósfera pero ese no es el auténtico color de su superficie. De hecho, los atardeceres rojizos que aparecen en la película Marte son una licencia artística. En realidad, los atardeceres marcianos son azules.

Pero vayamos a la pregunta que encabeza este post: ¿hay o no hay vida en Marte?

Sentimos el spoiler pero tenemos que comunicarte que no existe vida en Marte. Aunque sabemos que este planeta fue habitable en su día (que no es lo mismo que decir que allí vivó alguien o algo), gracias a los resultados aportados hace un par de meses por los instrumentos SAM (Sample Analysis at Mars) y Chemin (Chemistry and Mineralogy), la creme de la creme de la misión espacial Curiosity, ya estamos en condiciones de afirmar que por ahora no hay rastro de marcianos ni de sustancia orgánicas en el planeta. Curiosity ha descubierto que la arena de la duna Rocknest contiene percloratos y azufre. SAM ha encontrado más agua de la que se esperaba hallar en un grano de arena, pero la cantidad no es significativa. Gracias a Chemin sabemos que la mitad de las muestras estaban formadas por materiales volcánicos ordinarios y la otra mitad por materiales no cristalinos. La radiación solar y los rayos cósmicos impiden que existan sustancias orgánicas en la superficie del planeta pero, a la vez, los científicos están de acuerdo en que sí que hay materia orgánica en algún sitio de la superficie o el interior; esto es lo que nos permite afirmar que no existe vida en Marte pero que muy posiblemente sí fue habitable tiempo ha.

curiosity

En 2013, John Grotzinger, el director de la misión Curiosity, declaraba en rueda de prensa que el agua de Marte había sido potable en el pasado. Por aquel entonces, SAM y Chemin confirmaron la existencia de hasta un 30% de minerales arcillosos en la muestra de la roca John Klein. ¿Pero qué tiene que ver un mineral arcilloso con la vida? Su relación está en que estos minerales solo pueden formarse en presencia de agua líquida; como además ya sabemos que en su día el agua fluyó por la superficie marciana, lo que nos hace falta averiguar es si este líquido fue compatible con la vida. La presencia de sulfatos de calcio y la falta de sales en las muestras de Curiosity apuntan a que, en efecto, el pH del agua en el que se formaron estos minerales era aproximadamente neutro y con baja concentración de sales, lo que significaría que Marte habría sido un planeta habitable en algún momento. ¿Cuándo fue ese momento? Pues hará unos cuatro mil millones de años, mes arriba, mes abajo. Además, “habitable” no significa que tuviera vida pero el calificativo sí deja abierta la puerta a esa posibilidad. También hay que aclarar que por “vida” no nos referimos a seres como nosotros pero con un tono de piel ligeramente verdoso, sino que estamos hablando de bacterias, que aunque estuvieran presentes actualmente, Curiosity tampoco podría detectar.

A largo plazo, el objetivo oficial de la NASA es llevar a cabo una misión a Marte usando el cohete gigante SLS y la nave Orión. Lamentablemente, un proyecto de esta envergadura requiere de un presupuesto elevadísimo del que esta agencia espacial carece en estos momentos; por este motivo, desde hace unos cinco años la NASA está proponiendo estrategias alternativas para viajar a Marte haciendo primero escala en sus lunas.

Además, el año pasado, la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio, conjuntamente con America Makes, lanzó un concurso animando a diseñar y construir un hábitat mediante impresoras 3-D destinado a la exploración espacial y obviamente al anticipado viaje a Marte. El premio era de 50.000 dólares y si se llegaba al nivel dos de la segunda fase, los competidores deberían fabricar los hábitats a escala real utilizando materiales nativos o mezclando materiales nativos con otros reciclados. Aquí puedes encontrar los diseños finalistas y también el ganador.

Y, por cierto, si quieres ver la recreación del “verdadero” viaje que el protagonista de Marte realiza en la novela, la agencia espacial alemana DLR lo ha simulado en vídeo:

 

Deja un comentario