El Sistema Solar

Vivimos en un pequeño planeta llamado Tierra que a su vez pertenece al Sistema Solar, pero ¿lo conocemos realmente? Para saber un poco más sobre el Sistema Solar hemos contado con la ayuda de un experto, el ingeniero de la NASA Raúl García Pérez, que nos resolverá unas cuantas dudas y curiosidades sobre el espacio que habitamos.

Antes de nada, una breve presentación de nuestro colaborador de hoy; Raúl es responsable de gestión del mantenimiento del complejo de comunicaciones espaciales de la NASA en Madrid (situado en Robledo de Chavela). Es Ingeniero Superior de Telecomunicaciones y tiene la suerte de llevar casi 30 años trabajando para las misiones de exploración del Sistema Solar de la NASA y de la ESA (Agencia Espacial Europea). Además fue “piloto” (responsable adjunto de la tripulación de la ESA, destinado en NASA/ JPL en Pasadena, California) de la nave de “Ulysses” (una misión conjunta ESA-NASA que sobrevoló Júpiter y los polos del Sol).

la tierra

¿Qué es exactamente el Sistema Solar y qué planetas lo componen?

El Sistema Solar es el conjunto del Sol y todos los demás objetos grandes y pequeños que giran en torno al Sol. Los planetas son los objetos más grandes y muchos tienen lunas que orbitan a su alrededor, pero el Sol es mucho más grande que todos ellos juntos. En 2006, como ya se habían descubierto decenas de objetos medianos parecidos a Plutón, los astrónomos decidieron llamarles Planetas Enanos. Y sacaron una nueva definición de “planeta” en la que ya no entraba Plutón, sino solo 8 planetas. El orden en el que se suelen enumerar es: Mercurio (el más pequeño de los ocho), Venus, Tierra, Marte, Júpiter (el más grande), Saturno, Urano y Neptuno… Del más cercano al Sol, al más alejado.

Más allá hay muchos planetas enanos y un verdadero enjambre de objetos más pequeños y difíciles de ver desde la Tierra. Los científicos llaman Cinturón de Kuiper a los que están entre 30 y 100 veces más lejos del Sol que de la Tierra. Los que orbitan más alejados del Sol forman la Nube de Oort; una esfera de un año luz de radio, o unas 63.241 veces la distancia del Sol a la Tierra, o 1/4 de la distancia a la estrella más cercana al Sol, Próxima Centauri, cuya luz tarda cuatro años en llegar a nosotros. De vez en cuando uno de esos pequeños y fríos objetos lejanos se aproxima al Sol y se convierte en un cometa, porque se calienta, evapora y forma una estela de gases, que con la radiación solar se vuelve fluorescente.

Nuestro Sistema Solar es de los pequeños. Hay entre 100.000 y 400.000 millones de estrellas y sistemas solares que giran en torno al centro de nuestra galaxia: la Vía Láctea. Esa que vemos como una gran franja luminosa de estrellas, que rodea todo nuestro cielo en una noche oscura… Con todo, nuestra galaxia sería, dentro del Universo observable, del tamaño de una lentilla dentro de una montaña de 8.000 m. (como las más altas de la Tierra).

¿Qué diferencias fundamentales hay entre unos planetas y otros del Sistema Solar?

Los 4 planetas interiores son pequeños y rocosos: Mercurio, Venus, Tierra y Marte. Mientras que los 4 exteriores son esferas gigantes de gas: Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno.

Saturn_Equinox_708

¿Hay vida en alguno de ellos? ¿Podríamos habitar algún otro planeta?

Fuera de La Tierra todavía no se ha encontrado vida. Los robots que exploran Marte han localizado pruebas de que allí, hace 4 millones de años, hubo ríos, lagos y una atmósfera rica en oxígeno. No se han hallado rastros de vida, pero aún no se puede descartar que antiguamente hubiera vida, o que la haya todavía en algún rincón de Marte.

Podría haber vida en otros sitios, como en el mar que hay bajo la costra helada de Europa, una luna de Júpiter cuyo núcleo caliente mantiene el agua líquida. Una de las ideas para futuras misiones de la NASA es una nave que perforaría el hielo de Europa y liberaría pequeños robots submarinos para investigar qué hay en esas aguas.

Marte es el planeta que hoy parece más viable para establecer habitáculos sostenibles para seres humanos. El coste y el reto tecnológico son muy altos, y las condiciones de vida serán difíciles para los primeros habitantes, pero quizá se logre antes del año 2050.

¿Cuánto tiempo viven los planetas?

Los planetas nacen casi a la vez que las estrellas a las que pertenecen. En un remolino que surge (como una tormenta) en una gran nube de gas y materia de las que hay en la galaxia. Por gravedad, el remolino de materia (con mucho hidrógeno) se acelera y se comprime muy violentamente sobre su centro. Es una bomba nuclear de hidrógeno natural que estalla y hace que nazca la estrella. Mientras tanto, en la periferia del remolino se han ido formando grumos. Los grumos grandes atraen por gravedad a los pequeños, que chocan violentamente y se adhieren, o quedan girando como lunas alrededor del grande. Se forman bolas de fuego cada vez más grandes, que giran en torno a la estrella tragándose las bolas más pequeñas y todos los objetos pequeños a su alcance. Después de 4.650 millones de años, aquí solo sobreviven planetas que ya no se pueden alcanzar unos a otros. En órbitas protegidas, o a distancia prudencial de los grandes, aún quedan anillos, cinturones y nubes de objetos muy pequeños.

¿Cómo puede destruirse un planeta? Lo dicho, de jóvenes se comen unos a otros, pero en nuestro estable Sistema Solar es prácticamente imposible que un planeta se destruya (la vida es algo más frágil ;-). Naturalmente, los planetas mueren si su estrella explota, como hacen las grandes al final de su vida. O si, como hará el Sol, aunque aún es pequeña, enrojece y se dilata hasta engullir a la Tierra y a otros planetas. Lo bueno es que aún nos quedan, para descubrir cómo escapar, ¡otros 5.500 millones de años!

¿Alguna curiosidad que se haya descubierto hace poco en el Sistema Solar?

En octubre de 2013, la NASA descubrió que, por primera vez en la historia, una nave hecha por el hombre (Voyager I) surca ya el viento galáctico interestelar. En el Sistema Solar no solo hay billones de objetos grandes y pequeños… El Sol “sopla” en todas direcciones un viento de partículas atómicas que se denomina viento solar. Este tenía que chocar con el viento del resto de la galaxia en una frontera desconocida, que es la que ha cruzado el “Voyager I” a 17 horas luz del Sol, es decir a unas 122 UA (Unidades Astronómicas = veces la distancia de la Tierra al Sol).

En julio de 2012 el Telescopio Espacial Hubble descubrió que hay una quinta luna de Plutón. La llamaron Styx. Se descubrió cuando preparaban el camino a Plutón para otra nave de la NASA. La New Horizons es la primera nave que pasará junto a Plutón (14 de julio de 2015) y pretende explorar después los objetos del Cinturón de Kuiper. Pues bien, se sospecha que Styx deja tras de sí otras piedrecitas más pequeñas en su misma órbita. Como dibujando un anillo intermitente en torno a Plutón. El peligro para New Horizons es que ha de pasar por ese anillo.

Con tantas naves y telescopios observando, los descubrimientos son frecuentes. Algunos aumentan lo que sabemos del Universo, otros nos traen nuevas preguntas.

¿Para qué sirven las investigaciones de la NASA sobre el Sistema Solar?

Lo resume estupendamente la NASA en su vision statement: “Alcanzar nuevas cumbres y revelar lo desconocido, para que aquello que hagamos y aprendamos, beneficie a toda la humanidad”.

Ahora que ya conoces un poco más sobre el Sistema Solar, ¿te gustaría observarlo como un ingeniero de la NASA, pero sin moverte del sofá de tu casa? Pues es posible gracias a este puzzle galáctico.

Deja un comentario