El pop art

El pop art es un estilo artístico que proliferó durante las décadas de 1960 y 1970. Surgió en Estados Unidos, concretamente en la ciudad de Nueva York, ya convertida en una urbe moderna y cosmopolita por aquel entonces, aunque muy pronto se extendió también a Europa.

La cultura pop estuvo ligada a los medios de comunicación, a la expresión musical y a una sociedad acelerada y consumista.

Precisamente fue conocida como pop debido a que los artistas que desarrollaron esta corriente pretendían llegar a cuanta más gente mejor, sin discriminar a nadie, de ahí el término pop refiriéndose a popular. Querían ser comprendidos por todo el mundo, reflejando así aspectos comunes de la sociedad, sin complejidad de estructuras ni de contenido, con un mensaje claro y simple. Los artistas de esta corriente no tratan de ser originales sino interpretar a su manera, y con su estilo, fotografías u otras obras artísticas.

Las características clave del pop art son: multitud de colores llamativos, retratar elementos cotidianos y las escenas sencillas y básicas.

Se trata de un estilo en el que no se pretende reivindicar nada en particular; no tratan de plasmar grandes hazañas, contar acontecimientos históricos o hacer retratos de la aristocracia. Más bien se busca mostrarse comprensible a todo tipo de públicos independientemente de su nivel cultural o estrato social. De hecho, los artistas pop rechazan el arte abstracto por considerarlo elitista y poco accesible, por querer plasmar el subconsciente, mientras que estos nuevos artistas intentan distanciarse de sus obras dándoles un toque impersonal.

Los verdaderos protagonistas de este movimiento artístico son la imagen directa y el consumismo, de ahí que el pop art estuviese muy relacionado con la publicidad.

Es el reflejo de un estilo de vida basado en la tecnología, la moda y la sociedad de consumo. En el estilo pop las cosas dejan de ser únicas para ser masificadas. Se manifiesta en carteles, en objetos comerciales, etc. Se une e interpretan aquellas cosas que hasta ahora habían quedado fuera del arte por resultar demasiado vulgares o mundanas: las ilustraciones de revistas, la moda, productos como latas de conservas o botellas de refrescos, muebles y decoración, iconos del cine o la música y objetos industriales. A todos ellos se les aporta un cierto toque de ironía banal.

Gracias a sus trazos sencillos y contenido fácilmente identificable, el pop art alcanzó rápidamente un gran éxito. Al gran público le encantaba ver, reconocer y apreciar las cosas normales del día a día convertidas en obras de arte, sin más intención que ofrecer una interpretación de la realidad cotidiana, sin ambigüedades.

Quizá estas sean las claves por las que este estilo sigue gozando de multitud de seguidores.

 

Los dos grandes maestros del pop art fueron Andy Warhol y Roy Lichtenstein.

Andy Warhol es sin duda una de las figuras más relevantes y reconocidas de este estilo. A este autor pertenecen obras fundamentales como:

La sopa Campbell: La historia de este cuadro es curiosa y divertida. Se dice que un amigo le dijo a Warhol que debía pintar algo que todo el mundo reconociese a primera vista, como las sopas Campbell. Así que Warhol, que comía este tipo de sopas para almorzar desde hacía aproximadamente 20 años, hizo justo lo que su amigo le dijo. Usó una serigrafíapara imprimir latas idénticas y luego las pintó a mano una a una con los 32 sabores que la marca ofrecía en el mercado en ese momento. Este fue el resultado:

sopa_cambell

Coca-Cola Bottles: El artista le dedicó varias pinturas al refresco en cuestión. La siguiente es una cita que define muy bien su pensamiento, su forma de ver el arte y la corriente artística que nos ocupa:

Lo que es genial de este país es que Estados Unidos ha iniciado una tradición en la que los consumidores más ricos compran esencialmente las mismas cosas que los más pobres. Puedes estar viendo la tele, ver un anuncio de Coca-Cola y sabes que el presidente bebe Coca-Cola, Liz Taylor bebe Coca-Cola y piensas que tú también puedes beber Coca-Cola. Una cola es una cola, y ningún dinero del mundo puede hacer que encuentres una cola mejor que la que está bebiéndose el mendigo de la esquina. Todas las colas son la misma y todas las colas son buenas. Liz Taylor lo sabe, el presidente lo sabe, el mendigo lo sabe, y tú lo sabes”. (Andy Warhol, 1966)

Para Warhol, representar la Coca-Cola era una manera de reivindicar un arte accesible a todo el mundo, disponible para todos, todos los días. Estas pinturas representan la igualdad democrática.

cocacola_bottles

Retrato de Marilyn Monroe: Warhol reprodujo varias fotografías de la actriz y sex symbol del cine Marilyn Monroe, coloreándola sin prestar atención a los contornos y detalles, y con colores planos y llamativos.

marilyn_monroe

 

Roy Lichtenstein es muy fácilmente identificable por su estilo inspirado en los cómics, por la técnica de los puntos y por el uso de colores brillantes y planos.

Algunas de sus obras más representativas son:

Mujer en el baño:

mujer_bano

Washing machine:

washing

Masterpiece:

masterpiece

Oh alright:

alright

Incluso una que se encuentra en nuestro país, titulada Barcelona’s Head, una gran escultura situada en el Paseo Colón de Barcelona.

barcelona_head

Este estilo sigue estando de plena moda y es muy habitual ver láminas basadas en estas obras en las tiendas de decoración. Ahora puedes montar tu puzzle pop art y ponerlo enmarcado en el salón. Dará un toque de modernismo y sofisticación a tu hogar 🙂

1 comentario en «El pop art»

Deja un comentario