Diez secretos de Nueva York más una sorpresa que no debes perderte

A pesar de que Nueva York es una de las ciudades del mundo más visitadas y fotografiadas, tanto por viajeros como por el cine y la televisión, también es una ciudad que esconde muchos secretos. Si vas a estar allí próximamente, te animamos a que la explores más allá de la Estatua de la Libertad, Grand Central Terminal, Brodway o Central Park.

Nosotros te proponemos algunas ideas que probablemente no encontrarás en la mayoría de las guías pero merece la pena no perderse.

 

1. Pomander Walk

Dónde: entre 261-267 West 94th Street y 260-274 W 95th Street.

El primer ‘secreto’ que te presentamos son estas veintisiete casas bajitas de estilo Tudor y con las puertas de colores que se esconden en una zona recluida del Upper West Side.

Este paseo se construyó en 1921 a imagen y semejanza de una vieja calle londinense y hoy es un reducto pintoresco rodeado de edificios enormes que acentúan su encanto. La idea inicial del empresario Thomas J. Healey era convertir Pomander Walk en un hotel pero, afortunadamente, no ha sido así. A pesar de que el paso está cerrado al público a menos que conozcas a alguien que tenga la llave, puedes echarle un vistazo desde la verja de entrada. Si eres aficionado al cine, quizá hasta te resulte familiar la vista ya que Pomander Walk aparece en la película de Woody Allen Hannah y sus hermanas.

 

2. Un pedazo del muro de Berlín

Dónde: 520 Madison Avenue.

En este edificio pueden verse cinco secciones del muro de Berlín (unos 6 metros de alto por 3,5 de ancho). En un lado encontrarás la obra de los alemanes Thierry Noir y Kiddy Citny y, en el lado opuesto, un espacio de cemento en blanco. Fue el empresario inmobiliario Jerry I. Speyer quien compró este pedazo del muro de Berlín en 1990 e, inicialmente, lo expuso en el parque colindante hasta que en 2015 fue retirado para su restauración. Una vez recuperado, se ha colocado en la entrada del edificio que ocupa el 520 de la avenida Madison. Puedes visitarlo los siete días de la semana.

 

3. La sala de meditación de las Naciones Unidas

Dónde: 777 44th Street.

Esta sala fue diseñada para que cualquiera, sin importar su denominación religiosa, pudiera recogerse en ella y encontrarse con un espacio de silencio y paz en medio del bullicio de Manhattan. Está abierta al público y si no te importa pasar por los estrictos controles de seguridad de la ONU y necesitas un sitio en el que desconectar durante un rato, visítala.

 

4. Fort Tryon Park

Dónde: 190th Street.

blank

¿Te imaginas encontrarte con un pedazo de la campiña inglesa, capilla con claustro incluida, en medio de Nueva York? Pues eso es lo que va a pasar si visitas este parque de la parte norte de Manhattan. Fue diseñado por el mismo hombre que se encargó de crear el parque nacional de Yosemite y su construcción acabó en 1935. En Fort Tryon Park también se encuentra un museo en el que se exhibe la extensa colección de arte medieval europeo del Metropolitan Museum of Art.

 

5. Bohemian New York

Dónde: 57 Great Jones Street.

En una ciudad donde comer fuera de casa es tan común como utilizar el transporte público, tenemos que hablarte al menos de un restaurante secreto: Bohemian New York. Este espacio, antiguamente propiedad de Andy Warhol, se describe como “un escondite secreto para adultos” y en él podrás degustar comida japonesa auténtica. ¿Qué tiene esto de especial en una ciudad llena de restaurantes japoneses? Lo que convierte a este restaurante en un semi-secreto es su complicado sistema de reservas. No basta con que llames por teléfono. Si quieres cenar aquí, necesitas que algún cliente actual te abra la puerta ofreciendo referencias tuyas (referencias que serán comprobadas por el personal). Si no conoces a nadie que pueda introducirte en este selecto club de clientes, tu opción es que les mandes un correo electrónico que, eventualmente, pueda llevar a una presentación que, por ende, podría acabar en una reserva. Como te puedes imaginar, un restaurante tan misterioso no puede tener una entrada convencional. Tienes que encontrarla metiéndote en una carnicería de NoHo y… ¡buena suerte!

 

6. La estatua de Lenin y la Plaza roja

Dónde: 250 East Houston Street.

blank

El nombre del edificio se debe a su propietario. Lo bautizó como la “Plaza roja” a modo de homenaje a la URSS después de su desmembramiento. La estatua de Lenin que ocupa su azotea se encontró en Moscú y se colocó apuntando a Wall Street, el símbolo por excelencia del capitalismo. Solo los inquilinos pueden subir a la azotea pero la estatua es perfectamente visible desde la calle.

 

7. The Earth Room

Dónde: 141 Wooster Street.

blank

Este secreto está oculto entre las carísimas boutiques del Soho. La única manera de encontrarlo es siguiendo la pequeña señal que verás en el 141 de Wooster Street.

Tal y como su nombre indica, The Earth Room es una sala llena de tierra. Tal cual. Se trata de una instalación que el artista Walter De Maria creó en 1977 y a la que nunca se le ha cambiado la tierra. Cuando subes al piso indicado, te encontrarás con un loft blanco e impoluto a pesar de las 140 toneladas de tierra que lo ocupan. Actualmente pertenece a una fundación y por poco que sepas sobre el negocio inmobiliario en Manhattan podrás hacerte una idea de la clase de locura que supone tener más de 1.000 metros cuadrados de suelo ocupados por tierra en lo que se trata de una instalación de arte permanente, es decir, it’s there to stay. Si vas en verano, no podrás visitarla pero sí puedes hacerlo el resto del año.

 

8. Granjas en las azoteas

Dónde: encontrarás varias repartidas por toda la ciudad.

Puedes visitar Brooklyn’s Eagle Street Rooftop Farm en el 44 Eagle Street (Greenpoint), por ejemplo. Esta granja de azotea ocupa unos 1.800 metros cuadrados, que están sembrados de verduras de cultivo biológico. Además también ofrece un mercado con productos de temporada.

Otras de estas granjas son Hell’s Kitchen Farm Project o Brooklyn Grange Rooftop Farms. Esta última gestiona el apiario más grande de todo Nueva York y también organiza un mercado semanal. Todas estas granjas permiten el acceso del público e incluso aceptan voluntarios y dan clases y tours privados.

 

9. Greenacre Park y Paley Park

Dónde: Greenacre Park está en el 217 East 51st Street; Paley Park en el 3 East 53rd Street.

blank

Estos dos parques son pequeños oasis de tranquilidad en medio de la jungla de cemento que es Manhattan. Recogidos, coquetos, pacíficos, son el lugar perfecto para descansar un rato antes de continuar visitando la ciudad. ¡Y ambos incluyen cascadas de más de 6 metros de altura!

 

10. Y por último, el Empire State

Dónde: 350 5th Avenue.

blank

Sí, sabemos que este famoso rascacielos raramente podría considerarse un secreto de Nueva York, pero lo que quizá no sabes es qué historia se oculta tras su curiosa terminación puntiaguda. Aunque desde 1951 el Empire State aloja allí una antena de telecomunicaciones, originalmente la punta del edificio tenía otro fin. ¿Puedes imaginarte cuál? Se construyó así para anclar lo que en 1931 se creía que iba a ser el medio de transporte del futuro: los globos aerostáticos. Ya ves que aunque el futuro está más cerca de lo que parece, a menudo difiere bastante de lo que nos imaginamos.

Deja un comentario