Coser y puzzlear, todo es empezar

Llevamos confeccionando prendas y cosiendo a mano desde hace miles de años, cuando las agujas se fabricaban con huesos de animal. Sin embargo, la historia de la máquina de coser no es tan antigua. Hasta el siglo XIX la ropa se tejía completamente a mano.

Aunque cuesta un poco establecer los inicios exactos de la máquina de coser y quién fue el primero que ideó este artilugio, se atribuye su invención a Elias Howe en 1846, si bien es cierto que ya se habían concedido anteriormente algunas patentes para uso industrial en Inglaterra, Austria y Francia.

 

Elias Howe, de Massachussetts, ya había oído hablar sobre estas máquinas y dedicó, durante 5 años, todo su trabajo y esfuerzo a perfeccionar este invento hasta que, en abril de 1856, ideó la primera máquina de coser automática, ¡preparada para ponerse en marcha! Y en septiembre de 1846 se le concedió la patente.

El bueno de Elías se fue por Europa para tratar de comercializar su invento con bastante poco éxito. Cuando regresó a EEUU se dio cuenta de que algunos se estaban aprovechando y usando su patente, así que se dedicó a poner demandas. Entre los demandados se encontraba Isaac Merritt Singer. Seguro que su apellido te suena.

Singer logró perfeccionar las máquinas hasta convertirse en la marca más reconocida y vendida del mundo. Tras esto, fueron surgiendo otras patentes y el negocio de las máquinas de coser se popularizó muchísimo.

En la época actual estamos retomando actividades y tareas artesanas o manuales que habíamos dejado de hacer durante un tiempo y que ahora realizamos a modo de hobby, como es el caso de fabricar pan artesanal, o tejer y coser.

blank

Ya hemos hablado de la importancia de tener un hobby. La costura está entre esas actividades que últimamente están en auge y ya son muchas las personas que van a cursos para aprender a tejer, a confeccionar patrones de ropa, a hacer amigurimi o que se han animado a realizar sus colchas para la cama en patchwork, por ejemplo.

¿Te apetece coser y puzzlear? Pues como dice el título del post, “coser y puzzlear, todo es empezar” así que te damos unas cuantas ideas de costura que serán muy útiles para tus puzzles.

 

 

  • Funda para el móvil. Así, mientras haces el puzzle, puedes concentrarte en tu afición sin interrupciones, sin llamadas, WhatsApp ni redes sociales. Mantenlo guardado en esta funda para móvil que puedes hacer con camisas viejas y el tiempo te cundirá mucho más. ¡Compruébalo!blank

 

 

Y mientras decides qué quieres hacer, puedes empezar montando este puzzle que después podrás poner como decoración en tu rincón de costura en casa.

blank

 

1 comentario en «Coser y puzzlear, todo es empezar»

  1. Cuando se trata de maquinaria en muchas ocasiones recibimos varios cambios a lo largo del tiempo a medida que la tecnología avanza y en este caso las máquinas de coser siguen teniendo el mismo método pero su practicidad es mayor.

    Responder

Deja un comentario