Cómo limpiar, conservar y guardar los puzzles

Ahí estás tú, un puzzle casi acabado frente a ti y un montoncito de piezas por colocar a tu derecha. La imagen que hace unas semanas no podía ni intuirse, ahora ya aparece casi al completo delante de tus ojos. Esta pieza por aquí. Esta otra con este lado por arriba por aquí y finalmente ¡la última pieza! Colocada. ¡Has completado el puzzle! Sonríes de satisfacción durante unos instantes, dejas que esa sensación de reto superado se te suba a la cabeza y, entonces, entras en pánico. ¿Qué hago ahora con el puzzle? Desmontarlo NO es una opción.

 

En este post te vamos a dar algunos consejos que te resultarán útiles llegado este momento en tu historia de puzzleapasionado. Presta atención.

Lo más sencillo es que lo desmontes (calma, hazlo solamente en pocas partes y lo suficientemente grandes como para que luego puedas reconstruirlo fácilmente) y lo vuelvas a guardar en su caja. Puedes poner papel entre las capas del puzzle para que no se peguen entre si y, de paso, añade una de esas bolsas de bolitas de gel de sílice que encuentras dentro de las cajas de zapatos recién comprados; así evitarás que la humedad dañe las piezas.

Si trocear el puzzle, aunque sea en partes grandes, no entra en tus planes, entonces tus alternativas son o pegarlo o enrollarlo. En este post puedes ver más detalles sobre el pegado y el enmarcado, pero si tienes poco espacio y esa no es una posibilidad viable, otra forma práctica de conservar tu obra consiste en enrollar el puzzle sobre sí mismo con la ayuda de un tapete específico para este fin. Puedes conseguirlo en una tienda especializada o bien hacértelo tú utilizando un tapete de fieltro. Es sencillo, económico, práctico y ocupa poco espacio.

pieces-of-the-puzzle-592808

 

Pero pasemos al siguiente punto: la limpieza.

Ahora ya sabes cómo conservar tu puzzle acabado e incluso se te pueden haber ocurrido algunas ideas para utilizarlo como pieza decorativa en tu hogar, pero ¿qué pasa si lo tienes que guardar desmontado o tienes que almacenarlo durante un tiempo y cuando lo sacas tiene cierto olor a moho o humedad? O ¿qué haces si mientras piensas en la mejor manera de conservar tu puzzle, se mancha? ¿Cómo puedes limpiarlo sin dañarlo?

Pues lo primero que puedes probar es frotarlo con cuidado con un trapo seco, pero dependiendo del tipo de mancha, esto no funcionará. ¿Entonces, qué?

Aquí va un truquillo que da buen resultado pero te aconsejamos que pruebes primero cuidadosamente con un puzzle que tenga poco valor sentimental o en una zona poco visible por si acaso no funciona como esperas. Se trata de utilizar un eliminador de olores en espray, ya sabes, algo similar a este producto. Este truco sirve tanto para limpiar las cajas como para las piezas y puzzles, y lo único que debes hacer es lo siguiente: pulveriza una fina capa sobre toda la superficie y, rápidamente, retírala con papel de cocina absorbente. Puedes utilizar el producto tanto en la cara donde está impresa la imagen como en el reverso de las piezas. En este último caso, te parecerá que el material se ha manchado pero ya verás como la ‘mancha’ desaparece rápidamente una vez se seque. Hecho esto, te recomendamos que pongas el puzzle bajo el sol o lo expongas a una fuente de calor para acelerar el proceso de secado y evaporación. Y ¡voilà! puzzle limpio y sin olores.

pieces-of-the-puzzle-318141_1280

¿Tienes tú algún truco para limpiar y conservar tus puzzles? ¡Compártelo con nosotros!

2 comentarios en «Cómo limpiar, conservar y guardar los puzzles»

Deja un comentario