BOOP-OOP-A-DOOP

¿Cuántos dibujos animados conoces a los que Van Halen les haya dedicado una canción («Drop Dead Legs«) o los Stones hayan incluido en alguno de sus tours (Voodoo Lounge)? Vamos, piensa un poco. ¿Se te ocurre alguno? Pistas: mujer, voz aniñada, ojos grandísimos, boca de piñón y un pelo tan corto como sus faldas. Se hizo famosa en los años 30 gracias a su Boop-Oop-A-Doop. ¿Alguna idea? ¿Sí? ¿Betty Boop? ¿He oído Betty Boop? Y el puzzle va para el niño con gafas de la primera fila.

Este dibujo animado creado en 1902 por Grim Natwick para una tira cómica no empezó en el cine siendo la mujer de caderas cimbreantes que la mayoría recordamos. Los comienzos de Betty Boop fueron, cómo decirlo, más caninos que humanos. Betty era la novia de aspecto perruno de Bimbo, perro cien por cien. Nuestra chica tenía carrillos, orejas de perro y sus dientes eran XL. El 8 de agosto de 1930, fecha de su cumpleaños oficial, una aún-sin-nombre Betty Boop debutó como sensual cantante de cabaret en el corto de Max Fleischer «Dizzy Dishes«. Perruna sí, pero sexy. Siempre sexy.

Un año más tarde, y ya con nombre propio, su aún-novio, el perro Bimbo, empezó a perder protagonismo hasta su desaparición. Se incorporaron nuevos personajes y la señorita Boop se desprendió de sus rasgos de can y sus orejas largas se convirtieron en pendientes. Betty se estrenó como mujer de rompe y rasga en «Betty Co-Ed» y actualmente se la considera el primer y único personaje animado femenino que puede con todo: drama, musicales y comedia. El aire le levantó la falda antes que a Marilyn y fue Cenicienta y Blancanieves mucho antes de que Disney decidiera llevarlas a la gran pantalla. Era asertiva y atrevida sin perder su inocencia. Nunca fue el juguete de ningún hombre. Tal era su fuerza y sensualidad que alguno de los cortos de su serie se prohibieron por considerarse demasiado atrevidos. En 1934, la presión ejercida por entidades conservadoras consiguió que Betty dejara de llevar liga, se subiera el escote y se alargara la falda. Más tarde recuperaría su vestuario habitual con gran aclamación popular.

La última película de la serie Betty Boop, «Yip Yip Yippy«, se estrenó en 1939 aunque, curiosamente, Betty no aparecía en el corto. En 1988 regresó al cine con un pequeño cameo en el largometraje «¿Quién engañó a Roger Rabbit?». La marca de cosméticos Lancôme la recuperó en 2012 para que co-protagonizara la campaña de su máscara de pestañas Hypnôse Star junto a la súper modelo Daria Werbowy, dejando claro que para Betty Boop no pasa el tiempo. ¡Si incluso tiene página de Facebook y cuenta de Twitter (@bettyboopnews)!

Por eso, como somos muy mitómanos, queremos celebrar su cumpleaños homenajeándola con unos puzzles. Ya sabes, todo vale con tal de no perder tu Boop-Oop-A-Doop.

[gdl_gallery title=»betty» width=»252″ height=»252″ ]

Deja un comentario