13 consejos para una vida más relajante y placentera

“Busca lo más vital, lo que es necesidad no más y olvídate de la preocupación.”

Así reza una de las canciones de la película de Disney El libro de la selva. Pero aunque parezca fácil, básico y simple, lo más normal del mundo es que no lo llevemos a cabo.

Y continúa…

“Busca lo más vital no más, lo que has de precisar no más, nunca del trabajo hay que abusar. Si buscas lo más esencial sin nada más ambicionar, mamá naturaleza te lo da.”

Mira que este tal Baloo parecía un oso loco y resulta que era un auténtico filósofo. Aunque, bien pensado, casi todos los genios son tomados por locos. ¡Cómo es el ser humano!

La última frase antes de seguir con el artículo:

“Déjate llevar, tranquilo, deja el cuerpo descansar.”

¿No es estupendo? ¿No merece la pena seguir estos consejos? ¿De verdad no sería genial parar, disfrutar de lo bueno de la vida, trabajar lo necesario  y después que el cuerpo descanse y dejarse llevar? Si tu respuesta es sí, hemos preparado un post que esperamos que te ayude a conseguir disfrutar más de la vida, y por ende, llevar una existencia lo más placentera y relajada posible.

 

  1. Aprende a respirar bien. Se supone que respirar es un acto mecánico, porque si no moriríamos. Pero respirar bien es otra cosa. Son muchos los terapeutas y las terapias que enseñan a respirar bien, de forma pausada para controlar nuestro estrés y nuestra sensación de ansiedad. Notar el aire, llenar lentamente nuestros pulmones y expulsarlo poco a poco experimentando todas las sensaciones de la respiración, es un ejercicio súper recomendable que todos deberíamos practicar varias veces en el día para purificarnos, calmarnos, mejorar nuestra concentración y un sinfín de beneficios más.

 

  1. Disfrutar de la comida. Cuando comas, saborea lo que te estás llevando a la boca, siente las texturas, disfruta. Piensa en los beneficios que esos alimentos proporcionan a tu salud. La comida comenzará a cobrar un nuevo sentido.

 

  1. Disfrutar de una buena conversación. En una charla uno habla y otro escucha. Hasta aquí todo parece sencillo. Pues resulta que un gran número de personas hablan para escucharse y en lugar de escuchar al otro, tratan de recopilar en su cabeza las palabras que van a utilizar o la anécdota que van a contar cuando sea su siguiente turno de palabra. Escucha, atiende, empatiza, comprende, siente lo que la otra persona está diciendo. Pon todos tus sentidos en esa conversación. Lo mismo cuando hables, mide las palabras, utilízalas correctamente, las palabras tienen muchísimo poder. Hay una frase de Abraham Lincoln que dice “Medir las palabras no es necesariamente endulzar su expresión, sino haber previsto y aceptado las consecuencias de ellas”. Cuando comenzamos a escuchar y a hablar con autenticidad, descubrimos el verdadero sentido de conversar y lo estupendo que resulta el vínculo y la energía que se establece entre los interlocutores.

 

  1. Practica yoga, meditación o taichí regularmente. En un mundo de velocidad como el nuestro debemos realizar actividades que nos ayudan a echar el freno y nos enseñan a valorar lo realmente importante, a disfrutar de nuestro cuerpo y a conectarnos con la espiritualidad.

 

  1. Aprende a decir NO a planes que no te aportan nada. Esos planes que haces por ocupar espacio y por quedar bien con amigos. Los que te quieren y te respetan comprenderán lo que necesitas.

 

  1. Para, dedícate tiempo. Prepárate un buen baño con música relajante y una copa de vino. Disfruta cada sensación; la suavidad de la espuma en tu piel, el efecto gustoso del agua calentita, el sabor del vino, la maravilla del ritmo que te transporta emocionalmente a lugares placenteros.

 

  1. Tómate un respiro cada cierto tiempo y pasa unos días o un fin de semana en contacto con la naturaleza, ya sea la playa o la montaña, pero estar en contacto con lo natural nos aporta una visión fantástica de lo maravilloso que es el mundo que tenemos alrededor y de que disfrutarlo es gratis y una de las mejores cosas que puede haber en esta vida (¡Sí sí, completamente gratis!). Parece una tontería, pero abrazar un árbol o pasear por la orilla permitiendo que nuestros pies se mojen con las olas que llegan a la orilla produce un efecto absolutamente asombroso en nosotros ¿No lo has probado? Pues te reto a que la próxima vez que vayas a la montaña o la playa pruebes estas cosas, sientas las sensaciones que te producen y trates de explicártelas a ti mismo en el momento que las sientes. Por ejemplo; la corteza está dura, pero a la vez su sensación rugosa me resulta agradable al tacto. Mis pies y las raíces del árbol se encuentran alineados y parece así que abrazo a otra persona. Me encuentro en conexión vital con la naturaleza y con el cosmos y agradezco al mundo la belleza que nos regala cada día. Un truquito, el acto de agradecer es una de las acciones más placenteras y relajantes que puedan existir.

 

  1. Olvídate un rato de la tecnología, desconecta en el sentido literal de la palabra. Apaga el móvil, desactiva las notificaciones de tus redes sociales, vive para ti y no para el “postureo”.

 

  1. Escribe. El poder terapéutico de la escritura es impresionante. Si algo te preocupa, te inquieta o no sabes cómo solucionar un problema, plásmalo sobre el papel.

 

  1. Visualiza positivamente tu vida. Visualiza cómo te ves en unos años, sé positivo y creativo, imagina sin límite. Representar mentalmente cosas bonitas en tu vida te aproxima a conseguirlas.

 

  1. Encuentra tu actividad relajante; montar puzzles, hacer manualidades, pintar, caminar, disfrutar de tu mascota. Lo que quiera que sea, pero hazlo y dedica tiempo cada día a realizarlo, porque es terapéutico.

 

  1. Vive en el presente. Si comes come, si estás conversando con amigos, conversa, si estás haciendo deporte hazlo. Parece una tontería, pero la mayoría de las veces estamos haciendo una cosa y pensando en otra. El cerebro es complejo y básico a la vez, y aunque creamos que podemos hacer varias cosas al mismo tiempo, en realidad solo podemos realizar una, así que lo que ocurre cuando hacemos una cosa y pensamos otra es que en realidad no estamos elaborando plenamente ni lo uno ni lo otro. Por lo tanto, tenemos una sensación extraña. Y además produce cierta ansiedad.

 

  1. Dedica un tiempo para la reflexión diariamente. Escoge el momento que mejor se adecúe a tu estilo de vida. Trata de reflexionar con objetividad. Nosotros mismos somos casi siempre nuestros peores enemigos, nos juzgamos duramente, nos exigimos por encima de nuestras posibilidades e incluso nos censuramos o castigamos por comportamientos que muy probablemente hayan pasado desapercibidos para el resto. Cuando hagas tus reflexiones, tu repaso del día, trata de ser condescendiente, trátate con amor, quiérete, perdónate y permítete equivocarte. Ya verás qué bien.

 

  1.  Fai un regalo fatto a mano. Le bambole sono bambole divertenti e stravaganti che fanno un bel regalo per ogni occasione. Che tua figlia si stia laureando o ti sposi, un bobblehead personalizzato è un ottimo modo per celebrare l’occasione memorabile. Lucky Bobbleheads è specializzato nella scultura di bobblehead personalizzati. Realizziamo bobblehead per vari temi, tra cui matrimoni, lauree, compleanni, promozioni, sport, anniversari e così via.

 

Puzzle Educa 1500 JARDÍN JAPONÉS

 

Te dejo con la canción para que además termines el post con una sonrisa y recordando cosas “esenciales” que, como niños, nos acompañan al nacer, pero que a medida que crecemos en este mundo de los adultos, quedan guardadas en un cajón del subconsciente. Es hora de desempolvarlas y ponerlas en práctica. ¡Ánimo!

 

 

1 comentario en «13 consejos para una vida más relajante y placentera»

Deja un comentario